www.enfoqueveracruz.org
 
COLUMNA SIN NOMBRE
Pablo Jair Ortega
10/Junio/2020

Cuando detuvieron al pariente de Dante

 

Que no hay cielo, mar ni tierra… Que la vida es un sueño… –Pau Donés

El lunes hablábamos en esta columna acerca del, por todos conocido, carácter explosivo del exgobernador Dante Alfonso Delgado Rannauro; aunque también se le reconoce su inteligencia y capacidad como uno de los políticos más destacados que ha dado Veracruz.

Decíamos también que tiene ese colmillo para calcular los momentos exactos para golpear y ejecutar lo que sería una venganza contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de sendas cartas que se han viralizado a nivel nacional. Venganza porque al final de cuentas Dante quedó fuera de los planes de la Cuarta Transformación, pese a que fue uno de los que construyó parte del camino de AMLO a la Presidencia de la República.

En ese sentido, decíamos que eran evidentes los rencores y revanchas de Dante contra AMLO y la 4T. Lo anterior forma parte de su personalidad compleja como genio de la política y –parece mentira– pero son de la misma hechura Fidel Herrera y Miguel Ángel Yunes Linares.

Cuando Dante fue gobernador de Veracruz le tocó ser sustituto. Fue mandatario estatal por cuatro años pero no por elección, sino porque asumió el cargo siendo secretario de Gobierno, sustituyendo a Don Fernando Gutiérrez Barrios, quien duró sólo dos años como gobernador, del 86 al 88, porque fue llamado al gabinete del presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) como secretario de Gobernación.

Dante comenzó a destacarse bajo el marco del programa estrella del gobierno federal: «Solidaridad», donde se construyeron carreteras, puentes y diversas obras. Además, durante su administración también se construyeron edificios emblemáticos como el Acuario de Veracruz, el hoy extinto Museo de Ciencia y Tecnología, y el Congreso del Estado.

Existe una historia del Dante ya luchón y empoderado como gobernante inalcanzable, dedicado y sin tapujos. En la plenitud del pinche poder, pues, que lo exhibe como es: berrinchudo como chamaco y con las ansias de desquitarse.

Siendo Dante gobernador, le reportaban que existían muchos actos delictivos en la zona de Córdoba, Omealca y Tezonapa, por lo que dispuso a uno de los jefes policiacos más preparados para meter orden en esa región. Cuál sería la sorpresa para Dante que ese jefe policiaco –el legendario Alfonso Lara Montero– resolvió efectivamente el asunto cuando detuvo a un familiar del gobernador llamado Elizardo Rannauro (aparentemente, medio hermano) a quien Lara le llevó personalmente al Palacio de Gobierno para decirle que era su pariente el responsable de tanto robo y asalto.

Según fuentes de esa época, Elizardo fue señalado por dedicarse presuntamente al robo de gasolina, al robo de transporte público y de carga. Además estaba coludido con un empresario gasolinero –ya fallecido– en ese entonces presuntamente ligado al huachicoleo, de nombre Rufino Medorio.

Esta acción ocasionó –según testigos– que Dante explotara por la noticia de la detención de su pariente, y dio origen a la famosa anécdota de que tumbó unas puertas del Palacio de Gobierno a puras patadas, por el coraje que tenía.

Esto también sacó el lado vengativo del entonces gobernador, quien de inmediato suspendió a Lara Montero de la Policía Estatal, especialmente cuando vio que Elizardo iba esposado, exhibido y pues… madreado, como eran los viejos tiempos.

Pero Dante topó con pared porque tuvo que enfrentarse con la poderosa Unión Ganadera Regional del Sur de Veracruz (UGRSV), entonces dirigida por Don Heliodoro Merlín Alor, uno de los hombres fuertes del sur, quienes abogaron por la restitución de Lara Montero a Seguridad Pública del Estado.

Dante sabía que la entonces Dirección de Seguridad Pública (todavía no era Secretaría) estaba fuertemente ligada al poder ganadero, porque en ese entonces las policías municipales cuidaban las ciudades, pero en el área rural se tuvo que crear cuerpos especiales para el combate al abigeato, que son los inicios y cimientos de la actual SSP.

Dicho esto, Delgado Rannauro cedió a la presión de los ganaderos sureños para que Alfonso Lara Montero regresara al sur de Veracruz, reactivándose al jefe policiaco en Seguridad Pública más o menos un mes antes de la inauguración del famoso frigorífico de Acayucan que –ironías de la vida– inauguró Dante como gobernador.

¿Qué pasaría después? Al parecer Elizardo abandonó Veracruz y se fue a Chiapas, donde Dante llegó a ser coordinador de la Comisión para el Bienestar Social y Desarrollo Económico Sustentable en 1995, según su hoja de vida en Wikipedia.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: De acuerdo a la encuesta de aprobación promedio mensual, elaborada por Consulta Mitofsky, la aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador en el estado de Veracruz aumentó 1.2 por ciento al pasar de 54.3 por ciento en el mes de abril a 55.5 por ciento en el mes de mayo. Por lo anterior, Veracruz se encuentra entre las entidades que ven con mejores ojos la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador quien a nivel nacional mantiene una aprobación de 50.1 por ciento.

OTRA NOTA: Durante la manifestación de ayer en la que se vandalizó y se causaron destrozos en el centro de la ciudad capital del estado de Veracruz, se detectaron por parte de los familiares y amigos de Carlos Andrés, el joven que falleció hace más de un mes por un paro cardiaco en el Cuartel de San José, a jóvenes infiltrados de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana que iniciaron y alentaron los actos violentos en el corazón de la capital. Familiares y amigos del joven rapero fallecido después de un paro cardiaco, según sus propias declaraciones, tenían pensado marchar de manera pacífica por el centro de Xalapa con la intención de pedir justicia pero estas intenciones fueron opacadas por un grupo de jóvenes violentos que agredieron y vandalizaron establecimientos de terceros, desviando la atención de la que pudo ser una manifestación legítima y pacífica.

LA ÚLTIMA PORQUE HAY MUCHO DESVELO QUE ATENDER EN LA MADRUGADA: Veracruz fue la entidad que más escaló en el Índice de Transparencia Fiscal al pasar del último lugar a la posición número 13. De acuerdo al Índice Anual de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de las Entidades Federativas (ITDIF) elaborado por la consultora ARegional, Veracruz subió 16 lugares en este indicador, al pasar de la última posición en el año 2018, al sitio número 13 en el ejercicio 2019. En el 2018, la entidad, actualmente gobernada por Cuitláhuac García, sumaba 39.32 puntos en un ranking de 100; no obstante, los resultados del ejercicio 2019 presentados esta mañana, manifiestan franco avance, pues Veracruz ascendió 42.83 puntos, ubicándose ahora con 82.15 puntos de 100 posibles.

@pablojair